Este mes hemos contado en Casa del Arte Flamenco con la presencia de una de las grandes bailaoras de Granada. Fuensanta “La Moneta”. Natural del barrio del Zaidín, es uno de los mayores referentes granadinos a nivel nacional. La hemos entrevistado con motivo de su visita a Casa del Arte Flamenco.

Me puse mis primeros zapatos con 8 añitos, me creía yo entonces que bailaba… en mi casa no eran aficionados y yo estaba todo el día cantando y bailando. Yo lloraba porque quería bailar… y entonces me compraron mis primeros zapatos  y me metieron a aprender. Tenía yo mucha hambre de aprender. Mis primeros pasitos los dí en la Zambra de María la Canastera, luego ya fui a la Cueva de la Rocío.

Fuensanta nos habla de sus maestros.

A mi me ha marcado mucha gente, he pasado por muchos maestros, Juan Amaya, Matilde Coral, Javier Latorre… Recuerdo mucho a Mario Maya, en La Chumbera. El momento en que llegó fue decisivo. Yo por entonces era intuición pura, él me abrió los ojos, me enseñó que no se baila sola, que hay un espacio, unas luces y un guión, que tenía que tener un discurso propio. El empezó a pulir la piedra. Con cada uno de mis maestros he tenido un momento de mi carrera y todos ellos me han definido mucho.

Y de sus primeras salidas fuera de Granada.

La primera vez que salí de Granada fue a Jeréz. Fuimos con un cuadro de Granada de la que yo era la más joven. Estaba María La Coneja, Curro Albayzín, Manuel Liñán… Era mucha responsabilidad, encima en Jeréz, que es la cuna del Flamenco. La primera vez que salí de España fue a Frankfurt.

Cuando le preguntamos por sus referentes…

Son muchos los referentes que de algún modo han sido los espejos en los que me he mirado. Eva La Yerbabuena, Manuela Carrasco y sobre todo Carmen Amaya, a las otras dos los descubrí a raíz de ella. Recuerdo de ver un vídeo de ella, rodeada de guitarristas. 

Y sobre su visión del flamenco en el mundo:

En todos lados se vive mucho. Quizás las primeras veces que yo salía me llamaba más la atención. Pero lo que está claro es que el Flamenco es Patrimonio de la Humanidad, ya no me sorprende. He estado en Bruselas y he sentido muchísimo calor del público. Ya no me extraña nada. El público en el extranjero que va a ver flamenco sabe perfectamente lo que va a ver. Saben lo que toca en cada momento, son entendidos,  saben donde van los aplausos, donde van los oles, son verdaderos aficionados. El que va al teatro en el extranjero a ver flamenco sabe lo que busca.

Sobre casa del Arte Flamenco nos dice…

Casa del Arte Flamenco me parece estupenda. Antes, en Granada, había otro concepto. Ha hecho mucho bien al flamenco, a los visitantes, a la ciudad y a los artistas, hay mucha riqueza y todo eso nace de la mente del que lo ha creado. 

Es un sitio donde yo bailo agusto, me gusta la cercanía con el público y con los compañeros

Fuensanta nos cuenta su proyecto actual.

El proyecto más importante en el que estoy trabajando actualmente es mi próximo espectáctulo “Granada”, que será presentado el 27 de septiembre en la Bienal de Sevilla. Es en lo que más centrada estoy. Este verano vamos a Francia, Italia, Jeréz, Madrid… para mí son vías de escape que me permiten salir del proceso creativo, que es básicamente 24 horas concentraita metida en el estudio.