El Festival de Jerez cerró su 23ª edición el pasado 9 de marzo con mejor acogida y repercusión internacional que el año anterior. El baile como principal protagonista del evento acogió a algunos de los grandes bailaores como Eva Yerbabuena y Concha Vargas.

A nivel internacional 46 nacionalidades se vieron representadas, donde vuelven a destacar Japón y Estados Unidos en cabeza. Desde Casa del Arte Flamenco como buenos apasionados de este estilo musical queremos hacer un pequeño recorrido y resumen por la primera semana de este festival, así como sus espectáculos, para acercar a los que no pudieron asistir parte del arte que allí se generó.

Inauguración de ensueño por Joaquín Grilo

Joaquín Grilo inauguró el festival el 22 de febrero con un espectáculo en el Teatro Villamarta que no dejó a nadie indiferente. El festival siempre ha prestado especial atención a las actuaciones inaugurales y para este 2019 contó con la ayuda de este gran bailaor y coreógrafo jerezano.

El espectáculo respondía al nombre de La calle de los sueños, y su núcleo giraba en torno a la escenografía. La iluminación, mediante el uso de luces y sombras jugó un extraordinario papel cuya intención era recrear el ambiente propio de los sueños.

Sorprendió al público con danza contemporánea al inicio del show. Seguidamente se le unió su equipo de baile compuesto por cuatro bailaoras que hicieron una inmejorable transición al flamenco.

En la banda sonora se escucharon piano, guitarra y batería, una mezcla perfecta que iba acorde al estilo del baile. Un espectáculo abstracto y de libre interpretación, como la naturaleza misma de los sueños.

Javier Fergo para el 23º Festival de Jerez

Poesía y tiempo junto a María Pagés y El Arbi El Harti

Otra de las grandes actuaciones se produjo solamente un día después de la inauguración de mano del gran dúo artístico formado por María Pagés y El Arbi El Harti. Hora y media es lo que dura su espectáculo titulado como Una oda al tiempo, el cual se presentó una vez más en el Teatro Villamarta el 23 de febrero.

En esta ocasión representaron el ya galardonado espectáculo, que se llevó el premio Giraldillo de la pasada Bienal de Sevilla 2018. En él se trata el tiempo como un bien efímero y preciado, usando referencias a Platón e incluso a autores latinoamericanos como es Borges u Octavio Paz.

En la banda sonora se pudieron escuchar las imprescindibles guitarras, así como el violín, el chelo y elementos de percusión. Todo ello unido a una sinfonía de colores por medio del vestuario, que es obra de la co-autora y protagonista María Pagés.

Todo ello fue guiado por las letras de El Arbi, que hicieron de hilo conductor en un poema que representaba un dialogo entre la protagonista y su propia memoria.

El flamenco más alternativo junto a Eduardo Guerrero

Eduardo Guerrero sorprende una vez más a su público en un espectáculo vivo titulado Sombra Efímera. El miércoles 27 de febrero este bailaor volvió a presentar su espectáculo en el Teatro Villamarta, después de una primera y segunda presentación en Ámsterdam y la Bienal de Sevilla respectivamente.

Este artista se ha propuesto convertir su arte en algo alternativo y único, que consigue no sólo con sus contorsionismos físicos, también con su escenografía y vestuario. Además, el mismo espectáculo en sí mismo se trata de un espectáculo inédito, que evoluciona y cambia con cada nueva puesta en escena.

Este se trató de un espectáculo que recorrió hasta nueve palos, entre los que se distinguen tangos tonás, seguiriyas, para terminar con bulerías y alegrías en su parte final. Otro elemento fundamental fue la voz de la cantaora Samara Montañés, donde hubo momentos entre los que llegó a fundirse con el zapateo y movimiento de Eduardo.

Ana and Beatriz Morales como representantes femeninas

La reivindicación femenina también tuvo lugar en este Festival de Jerez, y en esta ocasión se produjo el viernes 2 de marzo de la mano de Ana Morales en el Teatro Villamarta, y por medio de Beatriz Morales en el Ciclo Baile con Ellas.

La obra de la primera bailaora, Ana Morales, habla de una manera íntima sobre su relación con los hombres, por medio de un espectáculo vanguardista y poco convencional. Esta se caracteriza por un show con mucha percusión y zapateo junto a poca música casi ningún cante, una técnica que viene siendo usada por más artistas actuales.

Por otro lado, Beatriz Morales, con su espectáculo Hembra Alpha deslumbró de una manera de manera afarrucada, madura y diferente. A lo largo de su show, su larga cabellera rubia mantuvo al público hipnotizado y junto a un elenco de 10 artistas reivindicaron la necesidad de dejar de concebir al flamenco como un género machista.

De este modo hemos recorrido alguno de los principales espectáculos flamencos de esa primera semana del Festival de Jerez.