Desde Casa del Arte Flamenco volvemos con un nuevo artículo que pretende acercar las mejores actuaciones a todos los que no pudieron estar presentes en la 23ª edición del Festival de Jerez.

A lo largo de las siguientes líneas pretendemos hacer un resumen de las mejores actuaciones que tuvieron lugar durante la segunda semana del festival. De este modo, podremos acercar a algunos de los grandes artistas que hace unas semanas tuvieron el placer de sorprendernos en la 23ª edición de este cada vez más importante evento.

Un ecuador del festival muy vanguardista

Marco Flores y su compañía sorprendieron en la segunda semana del Festival de Jerez con un espectáculo que buscaba experimentar dentro del flamenco. En la casi hora y media de espectáculo hubo momentos sobrecogedores, que se mezclan con otros más abstractos, convirtiendo su puesta en escena en una absoluta montaña rusa.

La obra titulada Fase Alterna hace referencias a las etapas, fases y momentos de evolución que tan presentes están a lo largo de la vida. Junto a un gran elenco de artistas consigue darle forma de una manera espectacular a esta obra que fue estrenada una vez más en el Teatro Villamarta.

A nivel musical podemos escuchar piano, marimba, la guitarra de José Almarcha en incluso las palmas des Ana Romero. Por otro lado, Marco sorprende con un amplio abanico de palos, como las granaínas, peteneras, tarantos, en incluso una variación de la música de Bach. Este elemento, aunque no original se trata de una de las mejores puestas en escena que el flamenco ha podido contemplar.

En resumen, un espectáculo en tres fases, que busca y experimenta de un modo vanguardista dentro del flamenco con un gusto y conocimiento exquisito.

Intimidad sencilla de la mano de Rubén Olmo

Aunque sin un verdadero hilo conductor, Rubén Olmo supo llenar el escenario de una manera íntima y elegante mediante su espectáculo Horas Contigo. Esta obra se trata de una recolección de bailes que otros ya coreografiaron para él en el pasado, permitiendo de este modo reflexionar sobre sí mismo y hacer un ejercicio de memoria sobre su trabajo.

El ganador del Premio Nacional de Danza demostró que la elegancia es algo innato y que no es ajena a la modestia. En este espectáculo le acompañaron su discípula granadina Patricia Guerrero y el gran bailaor Eduardo Leal, creando una verdadera obra hecha para el disfrute del que la interpreta, así como para el espectador.

Este maestro de las pausas supo sorprender al público con su mantón, y emocionar en todos los sentidos el pasado martes en el Teatro Villamarta de Jerez.

Realidad distópica de la granadina Patricia Guerrero

La joven artista granadina Patricia Guerrero sorprendió el pasado martes 5 de marzo con un espectáculo donde ella misma dirige la parte artística y coreográfica. Su obra, que responde al nombre de Distopía narra la historia de un personaje femenino que ha de hacerle frente a las contradicciones de una sociedad que oprime a las mujeres.

Un espectáculo sensorial, que no necesita ser entendido, sino disfrutado a lo largo de las cuatro partes que lo componen. En ellas se puede disfrutar de la guitarra, el bajo eléctrico e incluso el contrabajo y la percusión. Además combina momentos de baile puramente flamencos, como las soleás, bulerías o alegrías, con otros más contemporáneos perfectamente hilados.

Un espectáculo íntimo e intenso en el Anónimo de David Coria

Con Anónimo David Coria presenta un espectáculo intenso, tanto a nivel físico como conceptual. Poco serían capaces de llevar el ritmo de este bailaor sevillano, que además ofrece unos movimientos perfectos, cargados de técnica y experiencia.

En el escenario lo acompañan Eduardo Leal y Rafael Ramírez, con el objetivo de crear una masa de carne que se mueve, crea y evoluciona hasta ser un ente libre y anónimo. Un ente donde no importa el sexo, la edad, belleza u origen, y donde lo importante es bailar de una manera libre y sincera.

A nivel musical podemos disfrutar de la guitarra de Jesús Torres, la percusión de Daniel Suárez y de Sancho Almendral, mientras que el cante es cosa de Gema Caballero. Esta, durante un momento del espectáculo, cubre la cabeza de Coria con su gran falda, buscando romper esa masculinidad socialmente impuesta y que tan poco se sustenta a día de hoy.

Este se trata del segundo espectáculo del que David Coria es responsable de la dirección, idea y coreografía. Es por ello, que podemos seguir esperando grandes obras de la mano de este gran bailaor sevillano.

De esta manera, mediante este artículo y el anterior, esperamos que todos aquellos amantes del flamenco que no han podido asistir a este gran festival disfruten también de él, y se animen a conocerlo más de cerca en sus futuras ediciones.